• Resistencia,

  • ECONOMIA

    Adiós a las promociones y descuentos. Automotrices anuncian aumentos

    “Hoy estamos operando a pérdida, se viene un ajuste de precios” dijo el titular de General Motors para el Mercosur, Carlos Zarlenga.

    El titular de General Motors para el Mercosur, Carlos Zarlenga, lo puso en términos contundentes. “Hoy estamos operando a pérdida, se viene un ajuste de precios”, dijo el ejecutivo argentino, de visita en Buenos Aires. Horas más tarde, Hernán Vázquez, CEO y titular de Volkswagen Argentina, lo planteó en términos similares.

    - En marzo la suba promedio del sector fue de 3%.

    -Así es.

    -¿Será otro 3% en abril?

    -Tal vez un poco menor, diría yo, si conseguimos ahora que el dólar esté un poquito estable, que vaya acompañando la inflación, en su justa di- mensión.

    Chevrolet y Volkswagen, precisamente, son las dos automotrices que hace dos años desataron una fuerte guerra de ofertas que se tradujo en un boom de ventas fuera de toda expectativa: se llegó a más de 710.000 unidades en 2016 y se superaron los 900.000 patentamientos el año pasado. Ni las propias concesionarias estaban preparadas para semejante nivel de ventas, estimuladas por promociones tipo “Black Friday”, o “Descuento de $50.000”.

    A comienzos de año, a la guerra de ofertas se sumó la eliminación de la banda de impuestos internos que penalizaba a los vehículos 0km de entre $600.000 y $1,2 millón. Pero junto con la eliminación de los impuestos internos también sobrevino la devaluación del peso, que se acerca al 10% sólo en lo que va del año. Y los directivos de las automotrices se vieron obligados a recalcular.

    “En dos años la cotización del dólar pasó de $15,90 en 2016 a prácticamente 21 pesos hoy, con una tendencia que por el momento no sabemos hasta donde llegará”, dijo Zarlenga a Clarín. “De modo que habrá aumentos de precios. En marzo subió alrededor de 3% toda la industria. En abril habrá más ajustes, al menos en nuestro caso”.

    - Arriba de la inflación de febrero.

    -Pero por abajo de la devaluación. Lo que impacta más en esta industria es la devaluación y no la inflación.

    La industria automotriz está dolarizada casi en su totalidad: poco más de 70% de los patentamientos registrados en 2017 fueron unidades importadas, en su mayor parte desde Brasil. A su vez, los vehículos argentinos tienen entre 60% y 80% de componentes importados.


    Mientras el dólar se mantuvo estable o con leves modificaciones, los precios de los cero kilómetro fueron aumentando, en promedio, la mitad de lo que fue la inflación, tanto en 2016 como el año pasado. Ahora, en cambio, las automotrices anuncian que quieren recuperar margen de ganancia. “Creo claramente que el tema precios se va a acelerar. Desde nuestro punto de vista creo que va a ser así”, agregó Zarlenga. “Hubo un impacto en el tipo de cambio que influyó muchísimo en los costos”.

    En otras automotrices ya se habían mostrado críticos de las ofertas agresivas. “Estos procesos de destrucción de valor, de ganar mercado a costa de grandes descuentos, en algunos casos parecen difíciles de entender”, había planteado días atrás Gustavo Soloaga, vicepresidente de PSA Peugeot Citroën para América Latina. “El mercado no puede crecer indefinidamente sobre la base de esta política”.

    En Renault, hoy la segunda más vendedora del mercado local, también pusieron paños fríos. “Esperamos un mercado estable par este año, sin grandes cambios”, dijo Luis Peláez Gamboa, el ejecutivo colombiano que comanda la filial francesa y que también preside la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA).


    ¿Se acabaron entonces las ofertas? Para Vázquez, de Volkswagen, lo que viene son menos descuentos y más servicios. “Es mejor un mercado con ciertos descuentos lógicos, lo cual es normal en el mundo entero, u ofrecer más valor por dinero, como el mantenimiento incluido en el precio, o la financiación, cosas que el cliente sabe que va a tener que gastar”, dijo.

    Zarlenga admitió que los autos son caros en la Argentina, pero le pasó la responsabilidad al Estado. “No hay que olvidarse que en el precio de un auto en la Argentina tiene más de 50% de impuestos”, dijo. “Esa es, hoy día, la principal distorsión”.

    MÁS NOTICIAS
    info@sinretoricanoticias.com