• Resistencia,

  • LOCALES

    Los requerimientos judiciales interpelan a políticos y a la sociedad

    "Habrá que seguir muy de cerca de que manera reacciona la UCR del Chaco ante los avatares de Aída Ayala: si se posiciona monolíticamente en defensa de una correligionaria o si prima un internismo antropofágico del que tantas veces veces hizo gala".

    El pedido de desafuero y detención de la diputada nacional por Cambiemos, Aída Ayala, sacudió el ya convulsionado terreno político del Chaco que observa con sorpresa y cautela los requerimientos del fiscal federal Patricio Sabadini.

    Sorpresa pues, por los menos menos en los últimos años, no se recuerda una acción de la justicia que haya profundizado tanto especialmente cuando están involucrados ciudadanos con desempeños tan notorios como los ex funcionarios del gobierno provincial, el Secretario General de los empleados municipales y ahora la actual diputada nacional, exsubsecretaria de Municipios de la Nación, tres veces intendenta de Resistencia y virtual candidata a la gobernación por Cambiemos en las elecciones del año que viene.

    Cautela pues habrá que esperar, en lo referido al pedido de desafuero, que suerte tendrá ese requerimiento en la Cámara Baja del Congreso. Y será en ese ámbito donde los diputados del oficialismo tendrán que resistir los embates que seguramente propondrá el PJ en general y el kirchnerismo en particular que tratará de pagar con la misma moneda que recibió cuando se trató el desafuero de Julio De Vido.

    Todos los hechos conocidos hasta ahora, y se asegura que habrá más, interesan mucho más por las consecuencias políticas-partidarias-electorales que puedan tener que por esclarecer los hechos investigados.

    El fiscal Sabadini fue mirado con simpatía por toda la UCR cuando denunció a Rey, Lugo y compañía, un poco menos al avanzar sobre Jacinto Sampayo y la empresa PIMP y con una mueca de desagrado en los integrantes del NEA liderado por Ayala al conocerse el pedido de su desafuero.

    Hay quienes hablan también de "una por una": a las imputaciones a los ex funcionarios de Peppo corresponden las de Sampayo y PIMP y a las de Aída Ayala las investigaciones sobre la gestión de Peppo en su paso por el Instituto de Viviendas.

    El Pj tendrá oportunidad este sábado en Machagai no sólo de hacer catarsis sino también de encontrar vías de acercamiento por parte del tándem Peppo-Gustavo Martínez con el anticipado ausente, Jorge Capitanich, quien no se preocupa de mostrar su malestar por la forma de relación que adoptó el gobierno provincial con la administración central.

    Por otra parte habrá que seguir muy de cerca la manera que la UCR del Chaco reaccione ante los avatares de Aída Ayala: si se posiciona monolíticamente en defensa de una correligionaria o si prima un internismo antropofágico del que tantas veces veces hizo gala.

    MÁS NOTICIAS
    info@sinretoricanoticias.com