• Resistencia,

  • INTERNACIONALES

    Grieta en Polonia: las grandes ciudades se oponen al oficialismo

    La oposición se impuso este domingo 4-11 en las grandes ciudades de Polonia, donde se celebró la segunda vuelta de las elecciones locales, en la que el gran derrocado puede ser el partido gubernamental, el nacionalista de derecha Ley y Justicia (PiS), según un sondeo difundido al cierre de los colegios electorales.

    Los resultados de estos comicios reflejan la profunda división que vive Polonia, con grandes ciudades donde los votantes liberales son mayoría, y amplias zonas rurales que apoyan en gran medida al partido gobernante, sin que sus enfrentamientos con la UE o las acusaciones de autoritarismo debiliten por ahora ese apoyo.

    De hecho, una hipotética salida de Polonia de la UE centró la campaña electoral estas elecciones locales y regionales, en un intenso final de campaña donde Ley y Justicia insistió en que es una formación europeísta y respetuosa con las normas comunitarias pese a sus continuos enfrentamientos con Bruselas.

    No obstante, en comparación con los resultados de las pasadas elecciones locales y regionales de 2014, Ley y Justicia ha visto cómo su apoyo en las zonas rurales y pequeñas poblaciones crece, mientras que de nuevo se repite su derrota en las grandes ciudades, de ahí que Kaczynski hable de buenos resultados.

    El partido nacionalista ganó con mayoría absoluta las generales de 2015, convirtiéndose en la primera formación en conseguir una mayoría absoluta en la historia de la democracia polaca .Ese resultado le ha permitido implementar con facilidad sus polémicas reformas y ganarse el apoyo de las capas más desfavorecidas gracias a su política de ayudas sociales.

    Otro de los elementos a tener en cuenta de estas elecciones locales y regionales es que los dos principales partidos liberales, Plataforma Ciudadana y Nowoczesna, han demostrado que son capaces de unirse en una coalición contra el PiS, un frente que podría repetirse en las generales.

    Esa alianza liberal parece haber sido un revulsivo para la clase media polaca, habitualmente reticente a la hora de acudir a votar en las elecciones, hasta el punto de que la participación registrada en la primera vuelta, que superó el 54%, ha sido la más elevada de unos comicios locales y regionales en la historia de la democracia polaca. Sin embargo, la participación en la segunda vuelta de este domingo ha rozado el 49%, ligeramente inferior a la de hace dos semanas.

    MÁS NOTICIAS
    info@sinretoricanoticias.com