• Resistencia,

  • CULTURA

    Los argentinos no les creen ni a los políticos ni a los jueces

    Así se desprende de la encuesta detallada en el libro “Argentina: Una sociedad anómica”

    Falta de normas. Incapacidad. Desorganización. Anomia. En esas palabras se define "Argentina: Una sociedad anómica", el libro que engloba la segunda encuesta de cultura constitucional que brinda una imagen alarmante sobre la mirada de los argentinos de la Justicia y de las normas. Un camino sinuoso que apunta a una ruptura social entre lo que está bien y lo que está mal.

    Tomado del caso mexicano, que realizó una encuesta similar en 2004, la primera versión criolla se presentó en 2005. Once años después, con un criterio interdisciplinario y con la mirada analítica del historiador Luis Alberto Romero, la encuesta se compiló en un libro que se presentó este miércoles en el Colegio de abogados de la Ciudad de Buenos Aires.

    El ex diputado nacional y constituyente en la reforma de 1994 Antonio María Hernández fue uno de los promotores de este trabajo y el primero en referirse a los resultados y sus enfoques. "Se han confirmado los datos más duros y preocupantes de la primera encuesta. Lo digo de manera sintética. El 80% de los encuestados sostiene que la sociedad argentina vive al margen de las leyes y la Constitución".

    La encuesta se hizo durante 2014: más de 900 casos repartidos en las principales ciudades de la República Argentina: Capital Federal, Tucumán, Rosario, Córdoba, Mendoza, Rosario y Mar del Plata.

    Hernández destacó que los entrevistados le otorgan la mayor responsabilidad en la violación de las leyes a los jueces porque consideran que "no cumplen con sus funciones" pero sostuvo, con aflicción, que para los encuestados, los políticos y los policías lideran el ranking en el no respeto de las normas.

    El estudio determinó que un 63% de los consultados dicen que en la Argentina no hay igualdad ante la ley y el 86% afirmó que la ley ampara a los poderosos. "Se confirma una de las grandes paradojas. Una muy alta valoración de la Constitución: el 91% considera, prepondera su importancia, pero el 73% afirma un desconocimiento total de su contenido", sentenció Hernández. "Hay un profundo subdesarrollo argentino que estamos padeciendo. Hay que establecer una agenda constitucional ética y política que nos lleve a un cambio profundo. La primera regla para avanzar es respetar la Constitución", finalizó.

    El sociólogo y titular de la consultora Poliarquía, Eduardo Fidanza, uno de los compiladores de la obra también participó de una presentación. "Desde mi punto de vista considero que las respuestas son congruentes a los diez años después pero lo que más me impresionó fue que la gente dice que los argentinos no estamos de acuerdo en lo que está bien y lo que está mal. El 43% considera que si yo tengo razón va en contra de la ley. El 9% lo evaluaría".

    Fidanza incluso hizo una analogía con el personaje de Ricardo Darín en "Relatos Salvajes": "Bombita es un personaje salido de esta encuesta. La polémica sobre qué hacemos con al ley si creemos que tenemos razón y la Justicia no. Muestra el conflicto histórico de la debilidad institucional de los argentinos con las normas".

    El trabajo también contó con el aporte de Liliana De Riz, socióloga y profesora en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA e investigadora superior del Conicet. De Riz se encargó del análisis sobre el trabajo del parlamento. "Hay poco interés en los debates legislativos. El 23% responde que no le interesa el Congreso. Esto habla de la percepción de la política, de los partidos y la frustración de lo que pudo haber sido", explicó De Riz.

    "Hay una progresiva degradación de las instituciones, no solo la parlamentaria. Si uno analiza la producción parlamentaria, es en general proyectos con impacto local y regional. Esto significa que los legisladores representan intereses muy parroquiales y refleja que los partidos siguen siendo una confederación de caudillos pero no partidos nacionales con agenda nacionales", agregó la investigadora.

    El presidente de la Cámara Nacional Electoral, Alberto Dalla Via, también coautor del trabajo fue claro. "Hemos construido la idea del deber ser, más que del ser. Ahí hay un problema de fondo. Yo no sé si estoy tan seguro que es la educación tradicional la que va a llevar a una incorporación de un respeto constitucional o tenemos que tener otra mirada de mayor incorporación". Dalla Via también habló de la encuesta. "Tenemos un problema de cultura constitucional. Es un diagnóstico que esta encuesta encara y tal vez nos dice muchas obviedades que nos resultan muy útiles. Es una mirada sobre nuestra realidad y una mirada a reflexionar sobre cómo salimos de nuestros problemas", sentenció.

    Luis Alberto Romero tuvo una mirada crítica y valorable. "Es interesante plantear el tema de la cultura política. Hay enormes dificultades para aprenderlo y traducirlo en cosas operativas. De todos estos aspectos ¿Cómo pasar a una cuestión tan amplia como la de la cultura constitucional? Una cosa es si se lo mira desde el deber ser y otra cosa más complicada uno trata de ver el porqué". Romero, desde su experiencia apuntó al trabajo posterior del análisis de la estructura dura de los datos.

    El politólogo Daniel Zovatto con una experiencia indiscutible en reformas electorales y constitucionales, un referente en el tema, fue uno de los autores e ideólogos del trabajo. "Hay que salir de corto plazo. Todos quieren irse a Punta del Este, y antes hacer una evaluación de su sector, eso nos está comiendo. No hay ni mediano, ni largo plazo".

    "El 80% de los argentinos dicen que los violan las leyes son los otros y no ellos. El infierno son los otros. Todos estamos de acuerdo que el 80% está al margen de la ley pero hay un problema de no hacernos cargos", resaltó Zovatto. "Tenemos un problema de déficit de aprendizaje. Cometemos con cierta periodicidad errores similares, pero del otro lado hay un aprendizaje importante: el 76% sigue valorando a la democracia. Hay una suerte de un nunca más positivo, nunca más perderla en el camino". Zovatto dio una mirada clave y crítica de la sociedad argentina que surge del trabajo. "Nos gusta mentir. Hay una parte en la que los argentinos no queremos tomar conciencia de los problemas importantes que tenemos y la solución se nos dificulta".

    El encargo de cerrar la presentación fue el presidente del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, Guillermo Lipera. Este fue claro e intentó dar un bálsamo sobre los cambios que se vienen y en los cuales se está trabajando. Destacó la auditoría a los jueces federales y un cambio profundo en la transparencia de la Justicia, algo que, a su criterio, surge de manera ineludible de la encuesta.

    MÁS NOTICIAS
    info@sinretoricanoticias.com