• Resistencia,

  • INTERNACIONALES

    El papa Francisco abogó para que el periodismo haga una "sabia vigilancia"

    "Ser periodista tiene que ver con la formación de las personas, su visión del mundo y sus actitudes frente a los acontecimientos".

    "Ser periodista tiene que ver con la formación de las personas, su visión del mundo y sus actitudes frente a los acontecimientos", explicó hoy el papa Francisco en la audiencia a una delegación del premio de periodismo internacional Biagio Agnes.

    "Es un trabajo exigente, que en este momento está viviendo una temporada caracterizada, por un lado, por la convergencia digital, y por otro por la transformación de los mismos medios", agregó.

    "A menudo me ocurre ver -contó-, en ocasión de viajes apostólicos u otros encuentros, una diferencia de modalidades productivas: de los clásicos equipos televisivos hasta los muchachos y muchachas que saben realizar una noticia para algún portal. O también de las radios tradicionales a entrevistas propiamente dichas, siempre con el celular".

    "Todo esto -subrayó- dice que realmente estamos viviendo una fuerte transformación de las formas y lenguajes de la información. Es trabajoso entrar en tal proceso de transformación, pero es cada vez más necesario si queremos seguir siendo educadores de las nuevas generaciones".

    "Decía que es trabajoso y agregaría que es necesaria una sabia vigilancia", observó el pontífice. En efecto "las dinámicas de los medios y del mundo digital, cuando se vuelven omnipresentes, no favorecen el desarrollo de una capacidad de vivir con sabiduría, de pensar en profundidad, de amar con generosidad. Los grandes sabios del pasado, en este contexto, correrían el riesgo de ver sofocada su sabiduría en medio del rumor dispersivo de la información".

    Para el papa "no existen recetas" para el mundo de la información, pero hay que subrayar tres palabras: "periferias, verdad y esperanza".

    A propósito de las "periferias", el papa subrayó que "muy a menudo, los lugares neurálgicos de la producción de las noticias están en los grandes centros". "Pero eso no debe hacernos olvidar las historias de las personas que viven distantes, lejanas, en las periferias. Son historias a veces de sufrimiento y degradación, otras veces son historias de gran solidaridad que pueden ayudar a todos a mirar de modo renovado la realidad".

    En materia de "verdad", "todos sabemos -prosiguió- que un periodista está llamado a escribir lo que piensa, lo que corresponde a su consciente y responsable comprensión de un acontecimiento".

    "Es necesario ser muy exigentes consigo mismos para no caer en la trampa de las lógicas de contraposición por intereses o por ideologías", explicó Francisco.
    Según el papa, "hoy en un mundo donde todo es veloz, siempre es urgente apelar a la sufrida y trabajosa ley de la investigación profundizada, de la confrontación y, si es necesario, también del callar más que herir a una persona o un grupo de personas, o deslegitimar un acontecimiento".

    "Sé que es difícil, pero la historia de una vida se comprende al final, y esto debe ayudarnos a volvernos valientes y proféticos".

    A propósito de "esperanza", finalmente, para el papa "no se trata de contar un mundo sin problemas: sería una ilusión. Se trata de abrir espacios de esperanza mientras se denuncian situaciones de degradación y desesperación".

    "Un periodista no debería sentirse bien por el solo hecho de haber contado, según su propia libre y consciente responsabilidad, un acontecimiento. Está llamado a mantener abierto un espacio de salida, de sentido, de esperanza".

    MÁS NOTICIAS
    info@sinretoricanoticias.com